Conocimientos que no sirven para nada

lunes, mayo 29, 2006

El supercubito

Nuestros ultrabisabuelos no tenían problema para hacer botellón. Hubo un momento en el que nadie buscaba hielo en las gasolineras. Toda el planeta Tierra, de Polo Norte a Polo Sur era un enorme bloque de agua congelada: 20 grados bajo cero en Maracaibo, para que se hagan una idea. Está bien recordarlo estos días.

De hecho, parece que esto sucedió al menos cuatro veces entre hace 800 y 550 millones de años, más o menos el periodo de actualización de este blog, tal y como nos reclama la afición. En ese estadio de la Tierra ya existía vida, por lo tanto, un poco más de frío y no lo contamos.

Esto se llama la Tierra Bola de Nieve y a lo mejor sería el sueño de un pingüino. Pero si el pajarraco lo piensa con detenimiento va a ser que no. Todo empezó cuando el gran contiente Rodinia, (los de ahora pero juntos) se quebró gracias a la Tectónica de Placas. Los volcanes que estallaron por todo el globo provocaron un efecto invernadero brutal. Es decir, la temperatura de la Tierra aumentó bruscamente. A diferencia del fenómeno de calentamiento actual, en aquellos días todo pasó en millones de años, no en siglos.

La temperatura subió hasta que agua del océano se convirtió en vapor. El vapor formó nubes y comenzó a llover. Hace 800 millones de años el sol brillaba menos que ahora, y por lo tanto, la Tierra recibía menos calor. El agua disolvió el dióxido de carbono y lo llevó de nuevo al fondo del mar, por lo que nada retuvo las radiaciones solares y el planeta comenzó a enfriarse hasta congelarse por completo.

La congelación volvió las cosas al principio. En un momento dado los volcanes (más activos entonces) volvieron a llenar de dióxido de carbono la atmósfera, a su vez esto calentó la Tierra, de nuevo vapor, de nuevo lluvia y otra vez frío. Así una y otra vez.

Mientras tanto, nuestros antepasados sobrevivían como podían. No eran seres muy complejos, de hecho todo lo más algas unicelulares y los mucho más interesantes microorganismos basados en el azufre y que necesitan cerca de cien grados para sobrevivir, cosa que hacían en el fondo del mar pegados a un volcán. Probablemente gracias a ellos en parte se rompió la situación. Nos dieron una atmósfera de nitrógeno y oxígeno, con capa de ozono y todo, pero eso es otra historia.

De todo esto nos hemos enterado hará unos ocho años más o menos, cuando lo descubrieron Paul Hoffmann y Daniel Schrag, de la universidad de Harvard. Se queda uno helado con estas cosas.

5 conocimientos más:

  • ¡¡Qué bien, qué bien!! Gracias Mago...

    Con este post lo entiendo todo. Soy un organismo mutante preparado para la evolución, como los microorganismos de azufre... por eso necesito tanto calor para vivir...

    Por Blogger Gato, fue el 6/05/2006 12:12:00 p. m.  

  • y entonces las algas mutaron y se convirtieron en ¡PIRATAS!... pero eso casi nadie lo sabe...

    Un saludo.

    x

    Por Blogger Fhinn Siete Sables, fue el 6/05/2006 04:36:00 p. m.  

  • Gato, todo organismo es un mutante por definición, al menos eso dice Darwin, lo que el gen de la invisibilidad felina sigue siendo un misterio.

    Señor pirata, después los piratas mutaron y se convirtieron en empleados de banca, según la Monty Python.

    Por Blogger Mago, fue el 6/05/2006 06:28:00 p. m.  

  • check this web!
    http://curiosoperoinutil.com/2005/10/27/geyser-de-coca-cola/
    (se parece mucho a su gran bló!;D)

    Por Blogger Chav Gecko, fue el 6/08/2006 09:41:00 a. m.  

  • Anda Mago, que estás peor que yo...

    Por Blogger Gato, fue el 6/30/2006 06:12:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home