Conocimientos que no sirven para nada

sábado, octubre 06, 2007

Derribe usted mañana

La Revolución Francesa (con perdón) fue seguida de un periodo de mal rollo que se conoce como el Terror... del que pueden leer muchas cosas en otros sitios. Les remito al título de este blog. Baste decir aquí que fue un momento en el que se aprovechó para profanar iglesias, destruir una cantidad no evaluable de bienes culturales y, aunque carezcamos de datos al respecto, suponemos que para lavarse más bien poco.
Todavía faltaban un par de años para que naciera la mitad de los miembros de nuestra Conferencia Episcopal, y aún así el sentimiento antirreligioso se disparó hacia 1791. El propio gobierno revolucionario tenía al clero en el punto de mira. Al clero y a sus bienes y símbolos, de ahí lo de la profanación.
No fue el caso de Chartres.
Para la catedral de Notre Dame de Chartres la profanación no era suficiente y había que destruirla. Pero cargarse una catedral no es tan fácil. O sí. La cuestión es que había que decidir cómo hacerlo. Como buenos revolucionarios, las autoridades nombraron un comité que diera una respuesta. Y como buenos revolucionarios, los comisarios tardaron su buen lustro en tomar una decisión.
Para cuando fueron a presentar su método infalible para derribar catedrales, se encontraron con un "¿eh? Ah, lo de la catedral. Sí, sí. Déjalo por ahí que luego ya si eso...". El ardor revolucionario se había apagado.
Y el informe se perdió cual arca perdida en los recovecos de la burocracia.

Fuente: Francia, Lonely Planet

Etiquetas:

2 conocimientos más:

Publicar un comentario en la entrada

<< Home